jueves, 16 de agosto de 2012

Tipos de penes

Cuando se habla del pene, casi siempre se hace referencia a su tamaño. Y curiosamente, la forma puede ser mucho más decisiva y relevante a la hora de llegar al orgasmo. Dejemos el monotema de la longitud del miembro masculino a un lado, y démosle un lado práctico a las posibilidades que nos dan sus diferentes formas.





El pene plátano. Este es el tipo de pene más común. Su forma es estrecha en la base y en el glande, sin embargo su cuerpo es ancho. Nos recuerda a los plugs anales, que al igual que este tipo de pene, se estrechan en la punta y en la base para facilitar la penetración. Tanto para la felación como la penetración no presentan ningún tipo de problema. Además al ser más grueso por el tronco proporciona mayor placer con la entrada y salida del miembro. Da lugar a muchos juegos.


El pene cono. Este tipo de pene como su nombre indica nos recuerda a un cono o a una pirámide. Es fino en el glande y se va ensanchando progresivamente hasta la base. Muy apropiado para la penetración, especialmente anal, ya que la dilatación será poco a poco, de menos a más. Permite penetraciones muy profundas y es idóneo para probar posturas más arriesgadas

El pene seta. Destaca por tener el glande bastante más ancho que el resto del pene, con lo cual resulta muy doloroso en la práctica del sexo anal. A muchas mujeres le resulta muy excitante,  y al hombre le aportará mucho placer sobre todo en la práctica del sexo oral.

El pene lápiz. En este caso la zona del glande, el centro del pene y la base son estrechas y uniformes. Se le llama así porque asemeja a la forma de un lápiz dado que su punta es fina y el resto del cuerpo es uniforme. Este tipo de pene resulta muy bueno para el sexo anal. Además es muy común y no crea problemas para ninguna práctica sexual. 


El pene garra. Es el menos común. Se caracteriza porque tiene el glande curvado en forma de garra o garfio. Su forma dificulta la penetración, y complica el sexo oral. En la práctica estaría la solución.

El pene curvo. Es poco común, y cómo desventaja cuenta con que es muy poco flexible, y por lo tanto no se podrán realizar muchas posturas sexuales.  Depende de a donde se dirija la curvatura, puede estimular unas zonas erógenas u otras. Si está curvado hacia arriba, estimulará de forma muy placentera el famoso punto G (una de sus ventajas).  Los penes con curvatura hacia la derecha o la izquierda no tiene importancia siempre y cuando no sea excesiva ya que podría provocar molestias en la penetración, pero si no es el caso, no hay de que preocuparse. 
Como dato curioso: sólo uno de cada 100 penes se curva hacia la derecha.

4 comentarios:

  1. La de mi novio es de seta jajajajaj...nunca había escuchado estas similitudes pero son muy graciosas¡¡.
    Seguid poniendo este tipo de post que son muy entretenidos.
    Ciao¡

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias!! Nos alegramos de que te guste este post. Un saludo amig@

    ResponderEliminar
  3. mi marido tiene el cuerpo de arriba a abajo exactamete igual de ancho (bastante jajajaj) aunk la cabeza sobresale ligeramente sobre el cuerpo pero luego se cierra en forma de campana y la punta es redondeada.
    Yo diria que es no es una seta pero respondedme a la duda por favor!!!! es urgente!!! aunk sea un anonimo k m ayuda a aclararme

    ResponderEliminar
  4. Hola querido anónimo!

    según describes corresponde al "pene seta" por el hecho de que el glande sobresalga, aunque sea ligeramente sobre el cuerpo, dando ese efecto visual que como ya hemos dicho nos recuerda a una seta. No podría ser un "pene lápiz" aunque sea de cuerpo homogéneo, porque este tipo de penes tienen la punta más fina que el resto del cuerpo, y suelen ser estrechos. ¿Duda resuelta?

    Gracias por comentar, un saludo!!

    ResponderEliminar